domingo, 27 de junio de 2010

Picnic


Deseo en una tarde de verano

Carteles de una mítica película de los 50, Picnic, que se basa en una obra teatral de William Inge, un autor “osado” para la época en cuestiones erótico/sexuales, muy crítico con la sociedad americana del momento. A un pequeño pueblo de la América Profunda llega un trotamundos que se detiene allí para visitar a un viejo amigo.

Su estancia levantará todas las pasiones y todas las represiones contenidas y aletargadas aflorarán en una comunidad dominada por un fuerte puritanismo.

William Holden es ese apetecible demonio que hará morder la manzana de la tentación a más de un habitante, provocando en la mayoría (principalmente en las mujeres), una revolución de sensaciones y sentimientos que han mantenido falsamente a raya a base de un fuerte puritanismo y autorrepresión.

Una tarde de picnic, esa especie de ángel caído que parece haber llegado al pueblo a desatar todas las tentaciones, consigue por fin que Migde, una muchacha del pueblo, hermosa y domesticada para ser elegida por su poderoso amigo que es el cacique del lugar, se rebele ante todos sus vecinos y sucumba a poderío sexual del forastero.

Los protagonistas de Picnic nunca estuvieron más atractivos ni desprendieron más erotismo. El baile que vemos en el video entre William Holden y Kim Novak es suficientemente revelador al respecto. Estas secuencias han pasado a los anales de la historia del cine. Ah, dirigía Joshua Logan.

5 comentarios:

  1. No había visto la segunda, que me parece que es la imagen que más me gusta. Estupenda película, por cierto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. El primer cartel es el más conocido, aunque hay bastantes. El segundo también es español y menos visto. Gran película, como casitodas de Josua Logan.

    Bienvenido, David.

    ResponderEliminar
  3. Qué escena la del vídeo que nos traes...impresionante. Creo que nunca dijeron tanto unas miradas, unos silencios...testigo puro del sucumbir a la tentación incontrolable de lo que ya no se quiere controlar.
    Los carteles lo dicen todo.
    Estupenda tu entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Marisa, efectivamente es una escena super erótica. El calor de la noche de verano quemando, quemando a los dos personajes... y viceversa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. En el segundo carte Kim Novak está muy bien dibujada. Creo que es el cartel que más me gusta. Aunque me parece una película entrañable a mí he de reconocer que me defraudó, me pareció algo sosa a pesar de su carga erótica. Aprecio cierta antiguedad que en películas de épocas anteriores no existe.

    ResponderEliminar