domingo, 13 de junio de 2010

Orfeo Negro

Amor sin barreras

Orfeo negro es una mítica película venerada ya para siempre por los brasileños pues gracias a ella el país, y en especial Río de Janeiro y sus carnavales, quedaron para siempre en la memora de varias generaciones. En 1960 ganó el Oscar a la mejor película extranjera, pero ya venía de cosechar un clamoroso éxito en el festival de Cannes donde un año antes conquistó la Palma de Oro. Se hizo también con el Globo de Oro a la mejor película.

Dirigida por el francés Marcel Camus, en ella se actualiza a la sociedad brasileña del momento el mito de los amores de Orfeo y Eurídice, y se enmarca en los intensos días de carnaval en la ciudad carioca.

La película aparece hoy bastante envejecida (la he visto no hace mucho) pero su banda sonora sigue conmoviendo y asombrando. Las escenas de carnaval son antológicas y los dos actores, reclutados en las favelas y ajenos al mundo de la interpretación están en estado de gracia.

Curiosamente ambos murieron en 2008 con apenas un mes de diferencia. Habían pasado justo 50 años desde que se pusieron en la piel de los mitos de la Grecia clásica, cuya leyenda no ha podido ser adjudicada todavía a ningún poeta en concreto.



Pongo también un vídeo en el que vemos a dos chiquillos que, tras la tragedia de rigor que esperaba inexorable a estos personajes precursores de Romeo y Julieta, se disponen a revivir esos amores fatales en una especie de ciclo eterno del amor. Los Orfeo y Eurídice cariocos pueden que tengan su segunda oportunidad en esos dos chiquillos, a los que deseamos un futuro de “amor sin barreras”.

7 comentarios:

  1. Espléndido trabajo el que nos traes con esos carteles de "Orfeo negro". El mito de Orfeo y Eurídice es el significado del amor con mayúsculas, trágico, como casi todos los mitos clásicos.
    La película la vi en una de sus versiones hace mucho tiempo. El vídeo con el que cierras esta entrada, una joyita, parte muy bien seleccionada.
    Es un placer leer tus entradas, particularmente, aprendo y/o recuerdo fotogramas de la inquietante vida del cine.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo. Es curioso que dos èrsonajes reclutaods de las favelas, como bien dices, realicen una acutación tan soberbia.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por recordarnos una pelicula tan maravillosa y tan olvidada. Preciosos carteles.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Marisa, por tu valoración. Creo que con comentarios como el tuyo voy a prestarle más atención a Cartel Nostalgia, que lo tengo bastante desatendido. Ay!, el tiempo...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Marcos, es increíble cómo a veces los directores encuentran lo mejor fuera de la profesión. Es comprensible si tenemos en cuenta que lo que viven en la película estos actores seguramente, excepto la tragedia claro, era algo cotidiano para ellos. Como dice Marisa, en esa joyita que es el vídeo que he puesto, vemos a tres niños con uan espontaneidad y una gracia naturales que sólo podrían haberse encntrado en ese escenario.

    ResponderEliminar
  6. Xavier, Gracias a vosotros por prestarme atención. Sin eso no tendría razón de ser el blog.

    El cartel de arriba es el que más me gusta, el español.

    ResponderEliminar
  7. Hola ¡
    Permíteme presentarme soy Cleofé, administradora de 5 blogs, visité tu blog y está interesante, Me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo también. Si estás de acuerdo no dudes en escribirme
    Éxitos con tu blog.
    Un beso
    Cleofé

    ResponderEliminar