jueves, 26 de noviembre de 2009

Una mujer marcada / La mujer marcada

  • Fatídico visón
Butterfield 8 (en España, Una mujer marcada/La mujer marcada, se promocionó de las dos formas) es una película que tuvo un gran éxito a principios de las sesenta gracias a que Liz Taylor lucía en ella con una belleza y una seducción que ya no logró superar en ninguna otra película. Además, el tema para aquellos años resultaba sumamente escabroso.
Una prostituta tiene un ataque de dignidad y quiere dejar de cobrar a un cliente fijo del que se enamora. Cuando, dispuesta a redimirse, trata de conseguirlo, la mujer de él desbarata sus planes y, la pobre, no pude soportarlo más, sufre lo indecible y acaba en tragedia. Y todo se lía por un fatídico abrigo de visón. En esos años, la que se dedicaba al oficio más viejo del mundo no tenía posibilidad de redención, al menos en el cine

La película es de una medianía aplastante, pero la Taylor embelesó no sólo a las plateas sino que los miembros de la Academia del Cine la votaron en masa y le concedieron un óscar a la mejor actriz. Más bien sería al mejor cuerpazo y a la más guapa. Y eso que la aceptó ssolo para que le dieran trabajo a su entonces marido, Eddie Fisher. Años después Liz Taylor conseguiría otro óscar, esta vez menos cuestionable, por su papel en el traslado a la pantalla un dramón del dramaturgo Edward Albee, ¿Quién teme a Virginia Wolf?, donde tambien coincidió con otro marido, Richard Burton.

Carteles Español, americano e italiano de la película. En Francia y en Italia la titularon La venus del visón. Muy original. Para mi gusto, como casi siempre, el mejor es el español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada